Las grasas y sus curiosidades

Las grasas y sus curiosidades

De los alimentos se obtienen principalmente tres tipos de sustancias nutritivas o macronutrientes:

Los Hidratos de Carbono o Carbohidratos, que son la primera fuente de energía que utiliza nuestro cuerpo y que se pueden almacenar primeramente en forma de glucógeno en nuestro tejido muscular para utilizarlo cuando se requiere o en grasas bajo nuestra piel, si los depósitos de glucógeno están llenos.

Las proteínas son las encargadas de formar los tejidos de nuestro organismo como por ejemplo los músculos y participan en la totalidad de las funciones biológicas que son desempeñadas en cualquier organismo vivo. También pueden utilizarse como energía si nuestro cuerpo lo necesita.

Las grasas a parte de cumplir funciones primordiales en nuestro organismo, son la segunda fuente de energía de nuestro cuerpo al que éste recurre cuando los depósitos de glucógeno almacenados en nuestros músculos se agotan. Si se ingieren más de lo que el cuerpo necesita, éstas se acumulan en nuestro organismo en forma de tejido adiposo o vulgarmente conocido como “michelín” a modo de reserva.

Estos macronutrientes contienen calorías. Concretamente, un gramo de carbohidratos o de proteínas contienen 4 calorías mientras que un gramo de grasa contiene 9.

El padre de la popular dieta de la Zona, el bioquímico Barry Sears, sostiene que nuestras calorías diarias deben dividirse en un 40% de proteínas, 40% de hidratos de carbono y 30% de grasas. En los países mediterráneos se recomienda consumir un 35% de calorías en forma de grasa. Sin embargo, en España la población consume una media del 40%”.

De los carbohidratos y proteínas hablaremos más adelante y en este post nos centraremos en las grasas y sus curiosidades.

No todas las grasas que ingerimos son iguales. Unas son beneficiosas para nuestra salud y otras nocivas. El consumo excesivo de algunas grasas puede desencadenar en enfermedades muy grabes como la obesidad o la diabetes e influyen en problemas cardiovasculares y hepáticos, además de otros efectos negativos para nuestro organismo mientras que el consumo, siempre moderado, de otras, puede traer enormes beneficios para mejorar y mantener una buena salud.

Debemos llevar una dieta equilibrada alimentandonos con todos los macronutrientes que hemos comentado arriba, con la que obtendremos menos riesgo de enfermedades y problemas cardiovasculares en el futuro pero, ¿se pueden consumir todo tipo de alimentos ricos en grasas? ¿Puedo prescindir completamente de las grasas?...

Son muchas las preguntas que surgen cuando hablamos de este macronutriente fundamental para la vida, pero que cada vez más, consumimos en exceso y del que muchas veces no tenemos la información suficiente para controlar o conocer su consumo adecuado.

Diferenciaremos básicamente entre las grasas Nocivas para nuestra salud y las beneficiosas para ésta:

GRASAS NOCIVAS

Entre las grasas nocivas para la salud se encuentran las grasas Saturadas y las grasas Hidrogenadas o “Trans”.

Las grasas saturadas elevan el nivel de colesterol LDL ("malo") que es una sustancia suave y cerosa que puede causar obstrucción o bloqueo de las arterias, lo que puede causar entre otros, riesgo de sufrir ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y otros problemas de salud mayores. Se debe limitar el consumo de grasas saturadas al 10% de las calorías diarias totales consumidas y no hay que eliminarlas por completo de cualquier tipo de dieta ya que recientes estudios demuestran que las grasas saturadas pueden ayudar a prevenir la obesidad y la diabetes.

Los alimentos ricos en grasas saturadas proceden principalmente de los productos animales como carnes grasas, lácteos enteros, quesos o mantequilla. También se encuentra grasas saturadas en aceites vegetales como el aceite de Palma, aceite de coco o el aceite de palmiche.

Las grasas Hidrogenadas o trans se forman mediante el proceso de hidrogenación que se realiza sobre ciertas grasas, con el fin de solidificarlas para aumentar el tiempo de conservación y utilizarlas posteriormente en diferentes alimentos como por ejemplo la solidificación del aceite vegetal líquido, para la fabricación de margarina.

grasas malasAlgunos alimentos contienen de forma natural pequeñas cantidades de estas grasas como la leche, pero generalmente provienen de alimentos procesados.

Su consumo no es recomendable ya que investigaciones recientes han demostrado que este tipo de grasas trans pueden ser altamente nocivas para la salud, ya que elevan el colesterol malo o LDL y reducen el colesterol bueno o HDL  dando lugar a un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. También en un reciente estudio de la American Heart Association se ha demostrado que las grasas trans favorecen la pérdida de memoria debido, según se cree, al poder oxidativo de estas grasas sobre las células de todo el cuerpo.

Éstas grasas se utilizan en comidas rápidas, productos comerciales de pastelería, alimentos procesados y fritos.

GRASAS SALUDABLES (INSATURADAS)

Garantizar a nuestro organismo de un aporte correcto de grasas insaturadas, es vital para que este realice correctamente todas sus funciones vitales. Entre estas grasas se encuentran las monoinsaturadas y las poliinsaturadasgrasas monoinsaturadas

Las Grasas monoinsaturadas están contenidas en los aceites que son habituales en nuestra dieta mediterránea donde destaca el aceite de oliva, aunque también está el de almendra y el de aguacate.
Entre las ventajas de los aceites monoinsaturados destaca que bajan los niveles de colesterol malo o LDL y suben el bueno o HDL. Un dato curioso es que en los países que usan principalmente aceite de oliva, se hallan menos enfermedades cardiovasculares.

Las Grasas poliinsaturadas son los que aportan los ácidos grasos esenciales del tipo Omega 3 y Omega-6. El Omega 3 tiene la capacidad de “engrasar” las neuronas de nuestro cerebro, pasando por la salud del corazón, hasta el buen desarrollo del embarazo. Éste y el Omega 6 grasas poliinsaturadasestán presentes en frutos secos y aceites de semilla y también la lecitina de soja, que además ayuda a metabolizar las grasas.

El pescado contiene grasas insaturadas, como los ácidos grasos oleico, linoleico y omega-3. La proporción de estos ácidos grasos depende de factores como la especie, edad, tamaño, época en que se pesca o tipo de pescado ya sea azul que contiene aproximadamente 5 por cada 100 gramos de carne comestible o blanco el cual tiene menor cantidad.

Las grasas insaturadas de origen vegetal y los ácidos grasos omega-3 tienen propiedades antimicrobianas y resultan letales para muchas bacterias causantes de enfermedades, de modo que no solo no causan enfermedades sino que las previenen.

Por supuesto cabe decir que aunque sean beneficiosas para nuestra salud en su justa medida, las grasas insaturadas si se consumen en exceso pueden ser más perjudiciales que beneficiosas. Se recomienda no sobrepasar el 30% de las calorías diarias recomendadas en forma de grasas y siempre que prevalezca el consumo de las insaturadas frente a las saturadas y trans.

CURIOSIDADES DE LAS GRASAS

Os dejamos unas pocas curiosidades sobre las grasas y su consumo, muchas de las cuales seguro que no conocías:

1-Las grasas de ciertos alimentos producen endocannabinoides, sustancias químicas similares a la marihuana relacionadas con el hambre. Los alimentos ricos en calorías pueden ser tan adictivos como el tabaco o las drogas por lo que el consumo excesivo de alimentos ricos en grasas puede desencadenar en el cerebro respuestas similares a la adicción. A medida que un individuo desarrolla obesidad, se deteriora el equilibrio químico en los circuitos de recompensa. Cuando estos circuitos de placer pierden capacidad de respuesta, se tiende a comen más cantidades de alimentos altos en calorías y en grasa para compensar la “sensación de recompensa”.

2-Un nuevo estudio de la Universidad de Michigan (EE UU) revela que una proteína llamada Bcl10 que se encuentran en las comidas con elevado contenido de grasa, impide o reduce la acción de la insulina lo que puede conducir a niveles anormalmente altos de azúcar en la sangre, o lo que es lo mismo, la característica principal de la diabetes.

3-El sexto sabor es la grasa. Analizando a 50 sujetos se ha probado, en la Universidad de Melbourne, se ha demostrado que algunas personas son más sensibles al sabor graso. Paradójicamente los que consumen menos grasa y son más delgados tienen más facilidad de percepción a la hora de detectar este sabor graso, al contrario que los obesos, que se adaptan a este sabor y pierden la sensibilidad. En consecuencia podríamos decir que la facilidad para detectar el sabor graso está asociada al peso y al porcentaje de grasa corporal.
Aún hay que probar si existen receptores concretos en la lengua que detecten este sabor ya que en un futuro se podrían emplear para moderar la ingesta de grasas.

4-La ingesta de una dieta rica en grasas perjudica más a los hombres que a las mujeres. Científicos estadounidenses han observado en ratones macho que al comer grasas ocasionaba una inflamación en el cerebro que podía conllevar a problemas cardiovasculares y diabetes, cosa que no pasaba en las hembras. De cara a los humanos esto podría condicionar a diversificar dietas que diferencien el sexo.

5-Existen algunas grasas capaces de acelerar el metabolismo y favorecer la pérdida de peso, según han demostrado en la Universidad de Texas. Una enzima llamada SCD1 convierte la grasa saturada en monoinsaturada, más fácil de metabolizar y aumenta los niveles de una sustancia grasa llamada ácido linoleico localizado en los tejidos que potencia la fabricación de mitocondrias (las centrales energéticas celulares) para apoyar a la quema de calorías y así desarrollar paralelamente la capacidad de realizar ejercicio físico. En nuestra sección de suplementos quemagrasas encontraras ácido linoleico conjugado o C.L.A. Clarinol® para adelgazar y otros suplementos quemagrasas para ayudarte a perder el peso.

6-Consumir especias como el curry, el romero, la pimienta negra, el polvo de ajo, la paprika, la canela o la cúrcuma, tras tomar grasas en exceso, disminuye la aglomeración de triglicéridos en sangre y así aminorar el peligro de sufrir enfermedades cardiacas y reducir la respuesta a la insulina para rehuir la diabetes. Son especias con propiedades antioxidantes también presentes por ejemplo en el vino y el chocolate.

7-Algunos líquidos eluden la sensación de grasa que nos aportan algunos alimentos ya que poseen propiedades astringentes. El té o el vino son conocidos como “limpiadores del paladar”, tienen una capacidad de astringencia suave. Los resultados exponían que con cada sorbo la astringencia percibida crecía. Los astringentes afectan a las impresiones orales y su consumo durante la comida proporciona una mayor reducción de la sensación de grasa que cuando comemos con agua.

8-La margarina es el sustitutivo de la mantequilla y se inventó a raíz de que Napoleón III pidiera que se elaborara para las fuerzas armadas francesas y para las clases bajas un sustitutivo de la mantequilla Se patentó en 1869 por Hippolyte Mège-Mouriés. Se compone de aceites vegetales mediante un proceso de hidrogenación pero se dieron cuenta que este proceso provocaba las grasas trans negativas para el cuerpo. En la Segunda Guerra Mundial la margarina se hizo muy apreciada por su alto contenido en lípidos, apoyo energético excepcional para europeos y americanos y aquí empezó a difundirse su uso. A partir de los años 90, con las nuevas tecnologías se disminuyó la cantidad de estos ácidos grasos hasta alcanzar actualmente menos de un 1%, haciendo apropiado su uso por lograr incluso, que en su composición existieran ácidos grasos insaturados.

9-El huevo no produce colesterol. Se ha desmentido ese mito ya que contiene tan solo 200 miligramos de colesterol y 70 calorías además de contener más grasas insaturadas que saturadas, ser rico en nutrientes y esencial en la etapa de crecimiento.

10-Comer nueces aumenta los niveles de serotonina, una sustancia que ayuda a reducir la sensación de hambre, mejora el estado de ánimo y promueve la salud cardíaca, además de reducir la obesidad abdominal y la hipertensión. Las nueces contienen ácidos grasos insaturados y antioxidantes (polifenoles) que explican sus efectos beneficiosos.

11-Un componente del té verde llamado epigalocatequina (EGCG) hace que ganemos peso a menor velocidad, limita la absorción de las grasas y aumenta la capacidad de usarlas.

12-Ingerir muchas grasas en nuestra dieta puede afectar a nuestro olfato, según un estudio de la Universidad Estatal de Florida. Al comer más grasas, las células del cerebro responsables de la codificación de las señales del olor, se reducen al 50% debido a que se produce una inflamación de la mucosa olfativa. El olfato está relacionado con el comportamiento de ingestión para guiar a la elección de los alimentos.

13- En algunos países existen unos impuestos sobre las grasas. Dinamarca además de contar con las tasas más bajas de obesidad de la Unión Europea, fue el primer país en imponer en 2011 estos impuestos. En California y Nueva York ya existe una ley que prohíbe el uso de grasas saturadas en los restaurantes. Hay impuestos sobre las bebidas azucaradas o edulcoradas como en Francia y sobre las hamburguesas en Hungría. A esta idea se quieren sumar Gran Bretaña y España puesto que su objetivo es combatir la obesidad pero expertos sugieren que los etiquetados con los valores nutricionales son más efectivos que dichos impuestos.

14-Las resolvinas RvE1 y RvD1, unos lípidos que se producen de forma natural derivados de los ácidos grasos omega-3, podrían dar lugar a una nueva clase de analgésicos, ya que según revela un estudio de la Universidad de Yale, la RvE1 actúa en la médula reduciendo los síntomas del dolor inflamatorio.

15-Los músculos adheridos a los huesos de los obesos producen una enzima (SCD1) que rompe con mucha eficacia las grasas saturadas y las convierte en monoinsaturadas, además incrementa la actividad y retrasa el cansancio a la hora de hacer ejercicio. El problema es que no lo hacen a todas horas.

16- Bacon con omega 3. Consiste en convertir el gen de los ácidos omega 6 en omega 3. El proceso se consigue tomando las células de un cerdo genéticamente modificado y clonándolo pero hay una manera más fácil. Alimentar a los cerdos con desechos de colza, que tiene una gran concentración de omega 3 y se ha conseguido elevar este ácido sólo con la alimentación. Por ahora no se ha comercializado hasta que no demuestren sus beneficios o riesgos para la salud.

17- Todos los alimentos grasos de restaurantes de comida rápida de hoy en día están “diseñados” con texturas y sabores dulces que provocan ansiedad o impulso por comer y que facilitan el masticado para poder ingerir sin esfuerzo. Esto se hace con el objetivo de que comamos más deprisa y podamos consumir el doble de cantidad para aumentar el consumo por comida y multiplicar así, los beneficios de, por ejemplo, los famosos restaurantes de comida rápida.

18- Como último dato curioso, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el índice de obesidad en este 2014 va a alcanzar el 50% de la población en países como Estados Unidos, y a nivel global, el 65% de la población vive en países donde el sobrepeso y la obesidad son más preocupantes que la insuficiencia de peso. Aunque la gordura y la delgadez no dependen directamente de nuestros hábitos alimenticios. Lo que importa realmente es lo que hacemos con las calorías que ingerimos.

x
pname

El producto fué añadido al carrito

« Continuar Compra
Confirmar Pedido »
x
Error

huston we have a problem

« Continuar Compra